Ver búsqueda avanzada

Restaurante Puente Vidosa

1 Gorro2 Gorros3 Gorros4 Gorros5 Gorros (14 votos, 2,50 de 5)
2
Lugar: Ponga - Tipo: A la carta

Vidosa, Carretera N-625, Km. 134
Desfiladero de los Beyos – Ponga (Asturias)
Ver Mapa
Teléfono: 985944735

Dispone de alojamientoCon parking propio y gratuito

Al lado de la cascada de Aguasaliu, encontramos este restaurante que también es hotel y spa.
En la carta destacan fabes con jabalí, tortos con picadillo, pero sobre todo platos elaborados con quesu de los Beyos (escalopines de venado con crema de los Beyos, lenguado relleno de marisco con crema de los Beyos, solomillo de cerdo con setas al quesu de los Beyos…). Entre los postres, destaca el quesu de los Beyos con miel y nueces.

hotel, hostal, albergue, alojamiento
parking, coches, aparcamiento

2 Opiniones

  1. Raul dice:

    Nos alojamos en el hotel y preguntamos en el restaurante si podíamos cenar allí. Nos dijeron que tendríamos que esperar un poco pero que podíamos cenar ahí, que había cachopo y picadillo y que cenaríamos bien. Solo nos quedamos porque había cachopo.

    Cuando, 1 hora después, nos sentaron a la mesa el camarero nos dijo que no había cachopo ni picadillo, nos cantó la carta sin enseñarnos ni precios ni nada y pedimos. Las raciones fueron escasas y bastante caras. 11€ por dos filetes de lomo guisado o 12 por un escalopin. Se lo dijimos al dueño e hizo un intento de arreglarlo pero, sinceramente, nos fuimos a la cama con la sensación de haber sido engañados y con hambre.

  2. Javier dice:

    Restaurante Puente Vidosa. 25 de julio de 2018.
    Menú del día.: primeros: lentejas o spagueti boloñesa. Segundos: picadillo o costillas. Postre: Sandía o yogurt. 12 euros.
    Poco para elegir como podéis ver. Éramos tres personas y los tres pedimos lentejas. Nos llevan un pote de lentejas aguadas que no tenian sabor a nada. Cuatro trozos de patata cocida y ni rastro de chorizo. Ni echando sal sabía a nada. Yo creo que era un plato de lentejas y le echaron agua para sacar tres.
    El picadillo eran como migas aceitosas. Ni un huevo frito para completar el plato. Para el postre un amigo pidio sandía y le llevaron un café. Se lo dijo y el camarero se hizo el tonto ignorandole. De vergüenza.
    Lamentable en todos los sentidos. Digno de “pesadilla en la cocina”.

Cuéntanos tu empacho