Ver búsqueda avanzada
4
Lugar: Gijón - Tipo: A la carta

Calle Cabrales, 41
Gijón (Asturias)
Ver Mapa
Teléfono: 985171813


Vinatería con restaurante donde despuntan las tostas (de paleta ibérica, de solomillo al foie…) y las crepes (de centollo con verduras o de carilleras con setas).
En platos de mayor contundencia, destacamos la tortilla de centollo y gambas, el arroz con pulpo o su presa ibérica.
Se recomienda probar el menú degustación para conocer su cocina.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

4 Opiniones

  1. María dice:

    Servicio pésimo, el restaurante estaba vacío y nos colocaron en la peor mesa, detrás de una columna y con vistas a la cocina. En pleno invierno tuvieron la brillante idea de encender el aire acondicionado, para congelernos…les pedimos por favor que lo apagasen, porque nos daba de lleno…al menos podrían haber preguntado.
    Respecto a la comida,…entrante y ensalada se veía que estaban preparados desde hacía mucho tiempo, las tostas de pan estaban ya duras, el arroz recalentado y respecto a la carne la pedimos al punto y hacha y nos la sirvieron bien hecha y recauchutada, respectivamente. definitivamente en cocina no controlan
    los tiempos.
    Debían tener prisa para lavar los platos, porque cuando rechazamos tomar el café (obviamente visto lo visto lo fuimos a tomar a otro lado) nos recogieron la mesa.
    Servicio claramente mejorable y comida sin comentarios (lo único que se salvó fue el postre). Para no repetir

  2. Victor Suárez dice:

    Vinatería muy guapa, donde tomar unos buenos vinos, acompañados por unas tostas. En la parte de arriba tienen el restaurante, donde se puede comer tranquilamente, ya que no tienen muchas mesas. La ventrisca de bonito, la preparan exquisita. El servicio en bastante lento, no sé si por culpa de los camareros o por culpa de la cocina, pero tardan bastante entre plato y plato. Tiene la ventaja que esta en el centro de Gijón.

  3. Rosana Álvarez dice:

    Me encanta el sitio, con un suelo como los de antes. Es un buen lugar para tomar un vino, con unos pinchos de obsequio buenísimos (en otros tiempos daban un trocito de empanada exquisita) y unas tostas riquísimas que van cambiando en las diferentes temporadas. En el menú del día, el arroz negro (con calamares) es buenísimo. Eso sí, los camareros son muy eficientes, pero no sé si tienen problemas en la cocina porque es cierto que tardan bastante en servirte la comida

  4. Nuria dice:

    Una vinatería con encanto, además de que es un buen lugar donde ir a comer un menú del día, ya que la cocina es espectacular.
    Pero sin dudar tienen un fallo muy grande, siempre, y repito, siempre, tardan mil horas en atenderte. Una pena.

Cuéntanos tu empacho